CONDENA MILLONARIA POR PLAGIO CONTRA LOS ZÍNGAROS

Deben pagar US$ 18 mil y ocho veces lo que recaudaron.

¿Qué hubiera pasado si Richard Bach le hubiera hecho un juicio a Los Gaby’s por su parodia sobre Juan Salvador Gaviota? Es una pregunta sin respuesta. Lo que sí sabemos es lo que pasó ayer: la Justicia falló a favor de Diego Fischer y condenó a Ariel “Pinocho” Sosa, director responsable de los Zíngaros, y a su letrista, Marcelo Vilariño, a pagarle US$ 18.000 más ocho veces lo recaudado durante el Carnaval de 2016, por tomar sin permiso pasajes de su libro “Al encuentro de las tres Marías”, en la parodia sobre la poeta Juana de Ibarbourou.

Algo que fue determinante para el fallo a favor de Fischer fue una pericia realizada en setiembre del año pasado por la Academia Nacional de Letras. El escrito de 25 páginas concluyó, entre otras cosas, en que “no hay ningún evento en el libreto de la parodia que no esté relatado en la novela” y en que “no hay diferencias significativas entre el libreto y las representaciones hechas en el Teatro de Verano”. Paso seguido advirtieron que la parodia de los Zíngaros era, entonces, una “reproducción parcial” del libro de Fischer, que novela la vida de “Juana de América”.

Fischer, patrocinado por los abogados Javier Berdaguer, Macarena Fariña y Macarena Raffo, del estudio Guyer y Regules, consiguió un fallo histórico para el Carnaval. La jueza Estela Jubette condenó en primera instancia a “Pinocho” Sosa y Vilariño a pagar US$ 8.000 más ocho veces lo recaudado en 2016 -cuando salieron segundos a cuatro puntos del primero, Los Muchachos- por “violación a la Ley de Derechos de Autor”Sosa deberá pagar US$ 10.000 más por “daño moral”, por sus dichos contra Fischer en varios medios de comunicación.

¿Chau carnaval?

Varios carnavaleros declararon a favor de Sosa en este juicio que empezó en agosto de 2016 y terminó ayer sobre las 20 horas. Dijeron que si “Pinocho” perdía, el Carnaval corría el riesgo de desaparecer.

Lo cierto es que los conjuntos siempre suelen tomar textos o canciones de otros, y hacer versiones. Como prueba de esto alcanza con decir cuando Falta y Resto canta “dicen que la murga es un bombo y un redoblante”, parafrasea una canción que en realidad dice “que la patria es un fusil y una bandera”. Berdaguer, sin embargo, advierte que en realidad una cosa es inspirarse en un texto y otra es copiarlo.

Diego Drexler, secretario general de Asociación General de Autores del Uruguay (Agadu), advierte a El País que no puede pronunciarse sobre el diferendo, puesto que involucra a dos socios de la institución. en cuanto a lo que establece la norma sostueiene que cuando alguien quiera usar una canción lo correcto sería que “pida autorización al autor para la transformación de la obra”.

“Por ejemplo -sigue Drexler-, si yo le cambio la letra a Las Manzanas de Ruben Rada, primero Rada debería autorizarme a hacer eso, porque podría ponerle a la canción una letra que el autor de la original no quisiera. Es una cuestión de protección moral”.

Luego de que el conjunto de carnaval, en este caso, obtuviera la autorización, debería “registrar la nueva obra donde el que cambió la letra se transformaría, luego de acordar un porcentaje con el autor original, en coautor”, dice Drexler.

En cuanto a los libros, el secretario general de Agadu advierte que el razonamiento debe ser el mismo. E insiste: “Se debería pedir autorización al autor original y pagar un arancel”.

Fischer sostiene que ni el creador de la parodia, ni nadie en representación del conjunto Zíngaros le pidió autorización para utilizar su texto.

¿Qué es una parodia?

El reglamento es claro en que hay dos tipos de parodias: las que se valen en obras de teatro, películas o cuentos; o las que toman como base sucesos de la vida real o biografías -como es el caso de Juana de Ibarbourou-. La regla es reproducir estos con una “imitación generalmente burlesca, realizada en tono jocoso, pudiendo en determinados pasajes del espectáculo, tener matices dramáticos”.

Una parodia tiene una duración que promedia los 20 minutos, y poco menos de la mitad está ocupado por canciones. Zíngaros, que empezó a salir en Carnaval en 1995, es uno de los conjuntos más taquilleros de la categoría, y acumula nueve primeros premios. Solo tiene por encima a Los Gaby’s, que hasta que salieron consiguieron 13.

Fuente: www.elpais.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *