Rescatando el pasado del olvido.

En un lejano 1846,se encontraron en el paraje llamado San Antonio , por la proximidad con la desembocadura del arroyo que lleva ese nombre , las fuerzas de Garibaldi, al mando de un ejército de legionarios unitarios que en apoyo al Partido Colorado y en su carácter de mercenarios se enfrentaron con los defensores de la República dirigidos por Lucas Piriz.

La batalla se inicio a las dos de la tarde , cuando los legionarios fueron emboscados por los tropas del ejército gubernamental. Se extendió hasta las veinte, cuando se produce la huida de los garibaldinos por el mismo arroyo que habían ingresado bordeando el río Uruguay para llegar a su fuerte, en cuya ubicación actual se encuentra el Banco Hipotecario.

La huida, repliegue táctico para otros , duró cuatro horas por lo que sin temor a equivocarnos podemos decir que resultó una segunda batalla. Los números y hechos de la batalla, dependen de que parte de guerra estudiemos, pero hay coincidencia en que los mercenarios totalizan unos 350 apoyados por los hombres del coronel Báez que le aportó unos 300 hombres, más unos 200 infantes que destino Urquiza con el objetivo de derrocar el fuerte. El ejército gubernamental con unos 1200 hombres fue más eficaz pero no letal , aunque consiguió la huida de las tropas unitarias no pude matar a Garibaldi e hirió y mato unos pocos legionarios, aproximadamente 30 muertos y 53 heridos. Nuestro grupo de investigación histórica ,basada en el estudio documental y trabajo de campo , llamado «Sello de la historia», después de estudiar minuciosamente , partes de guerras , mapas de la batalla, se hizo presente en el lugar a los efectos de realizar trabajo de prospección que nos pudiera dar indicios acerca de lo sucedido. Los hallazgos encontrados , de diverso tipo pero todos de guerra nos indican que nuestro estudio primario de localización y geo referenciación se realizaron sobre elementos certeros. Las piezas descontextualizadas no nos dicen mucho pero cuando investigamos su procedencia y utilidad , tienen algo para contarnos y en este artículo lo queremos compartir con los lectores interesados. Algunos ejemplos:

   

Cartuchos unitarios con encendió central o lateral ,denominados cartucho Lefoshe, diseñados en 1832 y perfeccionados en 1846. En este tipo de fusiles se utilizaba. Este era el mecanismo que comparado con los anteriores ofrecía ventajas , de recarga y encendido, así como eficacia en el disparo.

Este otro objeto encontrado es una munición de fusil avancarga , muy utilizados en enfrentamientos desde 1830.Ante la falta de municiones indicadas para el fusil y por el mecanismo de carga podía ser sustituido por algún otro objeto que se adecuara a las dimensiones del cañón y lograse efectividad en el disparo. Estos son algunos de los objetos encontrados en la zona de prospección que en relación a la cantidad de los mismos y a la identificación temporal , nos indican que son restos de nuestros pasado, seguramente están relacionados con algunos de los catorce mil disparos que se efectuaron esa calurosa tarde de febrero de 1846 y que hoy se sometieron a EL SELLO DE LA HISTORIA, grupo de prospección e investigación histórica.

 

Fragmento de sistema de llave de chispa perteneciente a un trabuco o mosquete también hallado en el lugar.

 

El Sello De La Historia en Paysandú, en las inmediaciones del Saladero Guaviyú, donde en 1886 se desarrolló parte de la batalla de la Revolución de Quebracho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *