EL QUERIDISIMO EDUARDO PIÑEYRO PARTIO A DICTAR LA CLASE DE DANZA ETERNA…

El 25 de febrero falleció a sus 72 años, el queridísimo EDUARDO PIÑEYRO, EL MAYOR REFERENTE DE LA DANZA FOLKLORICA.

Salteño por adopción, nació en la Boca, Buenos Aires.

Vino a Salto en plena etapa de la adolescencia.

Cursó quinto, sexto de escuela y primero de liceo, luego se volvió a la Argentina, para retornar a los 18 años de forma definitiva junto a su madre, que tenía familia acá, y sus hermanas Esther y Mirtha.

En una entrevista a BRECHA contó: “Con Esther atraíamos público a la peña folclórica La Carreta, del barrio Saladero, bailando twist al estilo Chubby Checker. Peña que dirigía “Pocha” Ferreira, la primera persona que me inculcó amor por lo nuestro. Después conocí el pericón; en Argentina, a pesar de que en la escuela me metía en cuanta danza hubiera, nunca lo había bailado.

Hice el liceo nocturno, donde con el “Bocha” Ardaix y Federico Ibarra, que tocó el bombo en el homenaje que tanto me emocionó, teníamos un trío de zapateadores. Y una de mis profesoras liceales, Nidia Arenas, pionera del teatro en Salto y también argentina, de Santiago del Estero, organizó un grupo de danzas folclóricas al que me integré y al tiempo abandoné, porque hacíamos siempre lo mismo; conmigo se fueron varios.

El grupo Ibirapitá, lo fundó en 1967, con cuatro parejas. El nombre lo propuso la Tere (Teresita Balbiani, su eterna esposa y compinche), con el argumento de que un ibirapitá fue el árbol que cobijó a Artigas en el exilio.

Su método nació del puro autodidactismo, y de la admiración inconmensurable por el bailarín Santiago Ayala, el “Chúcaro”, que junto a Norma Viola dirigía el Ballet Argentino. También de los consejos de la profesora montevideana Iris Porta, directora del grupo Urunday, el libro de danzas argentinas de Pedro Berruti y revistas donde salían coreografías. Y de las profesoras que marcaron historia en la danza salteña, como “Yiya” Migliaro y Myriam Albisu, también aprendí viendo sus espectáculos.

Trascendió al título de docente de danza, ganando numerosos premios y reconocimientos, dentro de nuestro país y en el exterior en ámbitos de alta escuela.

En la región, Eduardo Piñeyro Castillo es considerado como el referente de la Danza Folklórica, y muchos docentes han tomado su pedagogía como un ejemplo a seguir.

Su respeto por conservar las legítimas coreografías, la vestimenta y la forma en que se hace la danza, ha  conformado un legado a seguir, para las generaciones próximas.

 

 

DESDE EL 25 DE FEBRERO DE 2018, PARTIÓ A BRINDAR SU CLASE DE DANZA ETERNA….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *