El 11 de diciembre de 1887 nace Carlos Gardel, en Tacuarembó, Uruguay

11 de diciembre de 1887 nace Carlos Gardel, en Tacuarembó, Uruguay. Fue compositor, intérprete y aun actor de inumerables canciones y musicales, personaje emblemático en vida y después de su muerte, su obra ha recorrido el mundo entero.

Berta Gardes, la madre del máximo representante del tango crió dos niños: uno francés e hijo biológico llamado Charles Romuald Gardes -quien falleció siendo pequeño- y otro que le habrían dejado a su cuidado durante un paso efímero que tuvo por Tacuarembó y que fuera fruto de una relación, escandalosa para la época, que tuvo el estanciero y coronel Carlos Escayola. En su afán por cuidarlo y para tener documentación para anotarlo en la escuela, en un comienzo, Berta le habría legado la identidad de su hijo fallecido a Carlos Gardel.

Empezó a cantar a los 17 años, se da cuenta que su voz tiene un timbre muy peculiar y agradable, gustaba y eso lo motivaba más, le atrae el Tango decidiendo probar suerte en serio una vez más; cambio la “S” final de su apellido en un intento de latinizarlo, lanzándose en busca de trabajo en Bares y Cafés de la época.
Como “EL Morocho del Abasto”, fue conocido por sus amigos, empezando a ganar popularidad y aplausos como a recibir manifestaciones de aprecio por su claridad y sonora voz. Convirtiéndose en una expresión nostálgica y sentimental de los corazones heridos, acomodándose al estilo propio que lo caracterizo durante su vida.

En 1911 formó un dúo con el cantor uruguayo José Razzano, quien lo convirtió en el fenómeno musical de la década. El reconocimiento vino en 1914, cuando empezó a presentarse regularmente en el cabaret Armenonville, en Buenos Aires.
Tras la separación del dúo se producen los primeros viajes al exterior. Desde ese entonces el cantante siguió por el camino del éxito y gloria, llenando los teatros más prestigiosos de Europa, principalmente de París en donde conoció a Alfredo Le Pera, con el cual compuso Tangos Inolvidables, ya famoso viajo por toda Europa, su éxito en París fue aplastante, en España, fue recibido con gran entusiasmo que los cautivo a todos por igual, y en todas partes que iba, arrollaba con su sencillez, su música y sus canciones.

En el año 1925, Gardel ya era popular en toda Hispanoamérica. 1927 fue el año de su consagración en Europa, alcanzando gran éxito en París. Luego llegaría Estados Unidos y el cine. En los estudios de la Paramount, en Nueva York, filma varias películas que son un éxito y que extienden aún más su leyenda.
En 1934 inicio una gira por Latinoamérica ante un público que lo aclamaba y lo aplaudía, su imagen pública era la de un pícaro castigador, en su intimidad era un hombre triste y retraído su inseparable compañero Alfredo Le Pera lo acompaño el resto de su vida hasta aquel aciago día Lunes 24 de junio de 1935.

El 24 de junio de 1935 muere en un desastre aéreo, en el auge de la carrera y de la fama, en Medellín,Colombia.
Milagrosamente la cámara fotográfica tenía un estuche de cuero que la preservo del fuego, salvándose así la última foto tomada en vida de tal inolvidable cantante.

En el Aeropuerto Olaya Herrera de la ciudad de Medellín, Colombia ocurre el choque con otro avión similar en la pista de aterrizaje donde murieron 15 pasajeros de los dos aviones, entre ellos dos de sus guitarristas Guillermo Desiderio Barbieri y Ángel Domingo Riverol, Carlos Gardel y Alfredo Le Pera, los cuales aparecen en su ultima foto tomada en vida por ellos mismos, dentro del avión F-31 Ford de la SACO, antes del trágico Accidente Aéreo.

Fue enterrado en el cementerio porteño de la Chacarita. Su tumba es visitada por admiradores de todo el mundo. La calidad de su voz y su muerte prematura ayudaron a convertirlo en un mito popular.

Gardel se ha convertido en una figura indiscutible de la que no es necesario reseñas ni alabanzas. Todo aquel que oyó hablar de tango, lo encontró pegado al nombre de Carlos Gardel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.